sábado, 24 de noviembre de 2012

Las señoras de la calle Brenner


Sobre Las señoras de la calle Brenner, Angélica Gorodischer, Emecé, 2012, 176 páginas.

Dos historias se desarrollan a la vez en Las señoras de la calle Brenner, en principio sin contacto entre sí: el azar (y el destino) reúne a una niña, Aleíde, y una mujer, Zelma, ambas desamparadas frente al desafío de sobrevivir en una ciudad que acaba de sufrir una catástrofe y se encuentra en estado de caos; una museóloga obsesionada por la posesión de la belleza relata la extraña fascinación que le provocó un cuadro vulgar en la casa de una vecina, que oculta una obra de arte ignorada por su dueña. Entre ambas, el relato intercala, también enigmáticamente, referencias sobre Félix Ziem, “el enamorado del sol”, un pintor francés del siglo XIX, conocido por sus paisajes de Venecia. Poco a poco el lector descubre el orden que sostiene a la narración, no sin algunos sobresaltos: hay una novela dentro de la novela, así como una pintura que oculta a otra y podría representar una especie de eslabón perdido en la historia del arte. Más allá de los cruces entre los personajes que finalmente salen a la luz, la novela es una reflexión sobre la creación de la belleza y el misterio de la existencia, puntos en los que Gorodischer alcanza pasajes de extraordinaria intensidad.

En Acción, número 1.110, segunda quincena de noviembre de 2012.

No hay comentarios:

Publicar un comentario