jueves, 27 de diciembre de 2012

Crímenes, bodas y muertes terribles


Los diarios se ocupan de todo, salvo de lo diario, decía Georges Perec. Las cosas comunes, los detalles de la vida cotidiana, no tienen interés para la razón periodística convencional. La noticia es básicamente aquel acontecimiento que sale de lo habitual, que impacta a vastas audiencias, que se impone como excepcional. Los historiadores y los biógrafos, agrega Guy Talese, también comparten esa mirada reducida de la mayoría de los periodistas: suelen fijarse en las personas que se dan a conocer, las que se destacan de una u otra manera, pero ignoran a las personas comunes.

Sin embargo, si lo simple y cotidiano parece despojado de interés, ese déficit no se encuentra tanto en las cosas en sí como en la persona que las observa y, sobre todo, en el relato que construye. De hecho, aquello que la crónica ha abandonado suele constituir la materia de la literatura. La mejor refutación a esas ideas cristalizadas en la práctica del periodismo puede encontrarse tal vez en “Noticias”, un poema de Joaquín Giannuzzi, que por otro lado trabajó toda su vida como periodista: “Cuando la comedia humana se pone movida/ los periódicos/ abundan en golpes de estado, huelgas generales,/ crímenes, bodas, insurrecciones y muertes terribles./ Del basurero de la historia no colman la medida./ Sin embargo,/ ¿quién consagró estos hechos?// Esta mañana el viento/ golpeó en algunas ventanas./ Un hombre y un perro cruzaron la calle./ María reclinó la cabeza a las tres de la tarde./ Nadie contó estas verdades.”

Y sigue Giannuzzi: “No hay sucesos pequeños./ En el taller de mi esquina, cuando amanecía,/ un obrero puso en marcha un motor./ Nadie habló de ese gesto oscuro./ Pero a partir de entonces/ infinitas cosas se pusieron a funcionar a causa suya”. No hay más detenerse en lo mínimo y rutinario para que eso que parece tan cerrado en lo familiar revele una luz desconocida; la pequeñez, o la grandeza, están en el que observa.

En Acción nº 1.112, segunda quincena de diciembre de 2012.

No hay comentarios:

Publicar un comentario