martes, 26 de marzo de 2013

Una recompensa de sentido




En la provincia de Santa Fe hubo una poeta que se llamó Beatriz Vallejos. Nació en 1922, en la capital de la provincia, y murió en 2007, en Rosario. A partir de la década de 1940, publicó libros y plaquetas de poesía que circularon de manera restringida, entre sus allegados y un pequeño círculo de lectores. En 2001 apareció una antología de su obra en Buenos Aires, El cántaro. Pero ni aun así alcanzó la difusión que merecía. A fines de 2012, la Editorial Municipal de Rosario y la editorial de la Universidad Nacional del Litoral publicaron su obra reunida, El collar de arena, que permite apreciar por primera vez el conjunto de su escritura, una de las más importantes en la poesía argentina contemporánea.

Pero Beatriz Vallejos nunca se preocupó por la escasa repercusión de su obra. No se quejó tampoco por no haber recibido ningún premio importante, ni pidió que se ocuparan de ella como hacen los autores ávidos de publicidad y seguramente el desconocimiento que todavía le dedican las grandes revistas y suplementos culturales le hubiera merecido poco más que una sonrisa irónica. “Lo más humilde es seguir –dijo en la última entrevista que concedió-. No la moda, no la estridencia, sino una decantación, como la gotita de agua, ahí viene lo cristalino… Y lo otro, lo otro no vale pena recogerlo”. Su situación no fue excepcional ni se explica por algún designio extraño: fue la misma suerte que corrieron a su turno Juan L. Ortiz –“el poeta que ignoraron”, como tituló Francisco Urondo la entrevista que le hizo para el diario La Opinión-, Jorge Leónidas Escudero, Juan Carlos Bustriazo Ortiz, Juan Manuel Inchauspe y otros escritores que trabajaron sus obras con un compromiso y un rigor que terminaron por volverlos incómodos. Esas obras exigen del lector un tiempo y una dedicación que no hacen falta para leer otros libros; pero a cambio ofrecen una recompensa de sentido y emoción únicas, inolvidables.

En Acción nº 1.118, segunda quincena de marzo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario